Como se limpia un sofa de piel

Martes, 30 Septiembre   

Además de realizar la limpieza habitual, nutre los sofás de piel pasándoles un algodón con crema desmaquilladora. Para mantener la elasticidad de la rejilla, conviene darle una fina capa de cera de abeja. En los de tela, los apoyabrazos resultan los más castigados y fácilmente se oscurecen sobre el roce. Si son de tela, frótalos con un paño empapado en amoníaco.

Por último, si los sofás son desenfundables, se recomienda lavar las fundas en cada cambio de estación.